4 Xul
2013

QH-2013

La verdad es que este año para nada me esperaba correr la quebranta. Ya la había hecho dos veces antes y no me sentía con ganas de prepararla como es debido con grandes kilometradas.

_JRT6991

El caso es que a Julián, que ya estaba apuntado, se le torcieron las cosas. A falta de mes y medio, y para no perder esa pasta que él ya había gastado, decidí ir en su lugar. Entre el día que decidí ir y la quebranta, aun tenía… (por David Iglesias) Crónica

1 Xul
2013

XIII VIA PVBLICA BERGANTINIS: De Compostela a Malpica polo trazado dos camiños medievais.

Llega el clásico que cierra la temporada de rutas hasta la vuelta de las vacaciones, la Ruta -Cena – Confraternización de Malpica.                                                                 Como el año pasado pudimos disfrutar al final de un estupendo día de playa, para esta edición, la directiva ha decidido que no concretaremos la hora u horarios de salida hasta unos días antes, pues dependemos de las previsiones del tiempo. (Posiblemente se saldrá en dos grupos a diferente hora). El día (esto no cambia) será el Sábado 6 de Julio y tras la ruta se cenará de nuevo en el Restaurante Pastoriza, que ya fue un éxito el año pasado.

                     

Si las previsiones son buenas la idea es que sobre las cinco y pico seis de la tarde ya estemos en Malpica para poder disfrutar de una tarde de playa (es recomendable llevar bañador) y de cañitas en las terrazas de la playa. Tras la cena (Caldeirada de pescado) se regresara en bus con una hora estimada de llegada a Santiago sobre la una de la madrugada.

 

Distancia 85 km. aprox. Dificultad baja,  pues no hay grandes subidas y la mayor parte es terreno de fácil rodar.

                                              

 

4 Xuñ
2013

Transgalaica 3 e fin…

Finalmente hemos conseguido el propósito de mejorar la clasificacion final por equipos dejando al club btt Ultreia en una gran 7 plaza de 23 equipos que participaron en la edición de 2013. Aprovechamos  para dar las gracias a todos los que participasteis en esta edición y ánimo para que  el próximo año participemos el mayor número de miembros del club ya que segurísimo que podemos hacer un gran papel. (Angel Pais)

RESULTADOS

GALERÍA FOTOGRÁFICA

29 Mai
2013

Programa de XUÑO

DATA

ACTIVIDADE

SAIDA OBSERVACIONS

1

SABADO

Alto da Pena

9:00 h.

A Ferradura 9:45 h. Ocas/Hípica

2

DOMINGO

TRANSGALAICA Paraños

7:30 h. A Ferradura

Desprazamento en coches particulares.

+ INFO

2

DOMINGO

II Ruta BTTinto

Org. Club de montaña Xesteiras.

+ INFO

8 SABADO

IV Ruta BTT Río ULLA

Touro

Desprazamento en coches particulares.

+ INFO

8 SABADO

Desafío do ATLANTICO

10:00 Dumbría

Desprazamento en coches particulares.

Bici de estrada.

+ INFO

9 DOMINGO

Ruta “Os do Monte Bravo”

9:00 h. A Ferradura

9:30 h. As Galanas

15 SABADO II MAR de CORRUBEDO 9:30 h. A Ferradura. Regreso en Autobús
16 DOMINGO

II btt O Pino

10:00 h.

Inscrición: 5 € ata ó 12/06

+ INFO

16 DOMINGO

Ruta dos O.E.A.

9:00 h.

A Ferradura 9:45 h. Ocas/Hípica

22 SABADO
23 DOMINGO Mte. Meda

9:30 h.

A Ferradura

29

SABADO

Val de Xavestre e Monte Tarrío

9:30 h.

A Ferradura

30

DOMINGO

Cto. Galego de Btt Maratón (Monforte) e        III Ruta Sendas Verdes Desprazamento en coches particulares.
24 Mai
2013

Soplao: O Inferno Cántabro

¡¡¡ESPECTACULAR!!!, sería la palabra para definir la jornada vivida por los ultreianos (por lo menos en mi caso), ya desde Santiago, dónde los repetidores (y en especial Brandán) nos aleccionaba (los novatos atendimos y preguntamos como si fuéramos niños pequeños) de cómo afrontar tal desafío y salir vivo del intento. Y sí, parece que los consejos no cayeron en saco roto, porque todos llegamos sanos y salvos, pero sobre todo LLEGAMOS!!!.
Madrugón a las 5.30h, y que narices me pongo, de corto, de largo, una camiseta térmica o dos, maillot corto o largo, como no chubasquero, al final todo de largo y que sea lo que tenga que ser.
Después de desayunar (o eso creíamos) nos montamos en el autobús y para Cabezón. Al llegar, baja bici, monta bici y cagando leches para la salida y a ver si conseguimos un buen puesto, y así fue.
Junto a Julio, Arturo, Gonzalo y Gulli, casi nos pelamos de frío esperando que aquello empezara. Mientras tanto se nos caía la baba con los pepinos que nos rodeaban. Cuando empieza a sonar THUNDER, de AC/DC. Aquello cambió la cara de los que estábamos allí, parecía que se la teníamos jurada a alguién e íbamos a por él.
Al poco rato empieza la cuenta atrás y al terminar, Arturo y Julio salieron con el cuchillo entre los dientes, pobre del que cayera en sus manos, parecían indios en busca de cabelleras, a toda mecha!!! Ni que decir tiene que no los volví a ver hasta llegar al autobús (y muchos menos a Gulli y Gonzalo).
Por lo visto el monte se volvía a quemar y había que salir a toda hostia para apagarlo, porque si no, no entiendo aquella velocidad que se generaba y se contagiaba de unos a otros. Pues nada a coger temperatura y a aprietar los dientes.
Al llegar a la famosa Cocina (que podría ser la del infierno) hubo que echar el primer pie a tierra del día, que duraría un rato, ya que el lodazal y la cantidad de gente hacía muy difícil ir sobre la bici. En éste tramo parece que alguien me cambió mi 26 por una 29, tanta mierda se acumuló en las cubiertas que casi tocaba el puente de la horquilla.
Después empezamos a subir el soplao, por carretera (yo pensaba que sería todo por pista) y ahí adelanté a bastante gente (también me pasaron unos cuantos, pero ésto tiene menos importancia. Al llegar arriba, pensé que habían pasado por allí unos franceses y habían volcado un camión de víveres, y de paso montaron un avituallamiento. Vaya animalada, allí había más comida que en una boda gallega (que ya es decir).
Después de meter combustible en el cuerpo, empiezo la bajada de barro rojo, con alguna parada para echar pie a tierra (parecía una bajada patrocinada por la asociación de dentistas de Cantabria), y al llegar a Celis, habían paisanos con sus mangueras, lavando las bicis de los que pasábamos por allí, y depués había otro con una botellita de agua, llena de aceite (no sé de que tipo) que te embadurnaba la piñonera, yo ésto último lo esquivé saliendo por patas.
A los pocos kilómetros empieza el Monte AA, y ya sé porque le pusieron ese nombre, porque al subir sus cuestas, te duelen tanto las piernas, que lo primero que sale de tu boca es AAAAAAAAAAAAAAHHHH!!! Las rampas de cemento rayado hicieron pupita, y tenías que subir fuerte si no querías caerte de lado o para atrás. Eso sí, aquello parecía una etapa de una gran vuelta, gente animando como si les hubieran pagado, empujando a los ciclistas para ayudarles a subir un repechón, y hasta a una madre con su hija repartiendo gominolas y trozos de manzana. CHAPEAU!!! Ésto fue una constante durante todo el recorrido, te sentías como un ciclista profesional, de los que dan pedales y todo. Después de las rampas de cemento la cosa suaviza un poco y se hace más llevadero hasta la cima.
Al llegar abajo, y seguir la ruta, pasas por un pueblo (Ruente) y por su puentecillo encima del río, por el que justo pasa una bici, que al salir de él, es tal el subidón que te da, por la gente que había allí animando, que sales de allí al sprint, como si te fuera la vida.
A los pocos kilómetros está el segundo avituallamiento, justo antes de empezar El Moral, y me encuentro con Antonio, Alberto Illodo y Agustín, que estaban a punto de reniciar su marcha. Salimos de allí todos juntos, contando como nos había ido, y empezamos a subir el primer coloso del día, el Alto del Moral. Íbamos contentos, hablando sin dificultad, Antonio tirando del grupo y Alberto maldiciendo a sus compañeros del ritmo al que le habían traído por asfalto (29 vs 26), cuando las patas se empiezan a poner duras, intento aumentar el ritmo, pero nada, dolor de estómago, vamos lo que se dice cortocircuitado. Veo como el grupo se me escapa, y ya me hago a la idea de que haré el resto del recorrido solano. El tío del mazo me había hecho una visita ( y pa que, si yo no le había llamado?), puede que los primeros km fuera un pelín alegre, puede que el Monte AA, dejado llevar por la muchedumbre, me arrastrara a pecar y gastar más fuerzas de las debidas. Y eso que en mi cabeza estaban dando vueltas las palabras de Raúl de la noche anterior: “regula, regula, que es una prueba de resistencia y es muy larga, regula”, y yo pensaba que había regulado, pues eso a sufrir tocaba.
Todavía quedaban 11 kilometrazos de un puertaco constante, que no da un respiro y que para colmo, ves toda la subida que te queda, con sus rampitas, bien majas ellas, que lo hace aún más duro. Allí me adelantaron hasta los árboles, todo lo que había ganado anteriormente lo estaba perdiendo a un ritmo demasiado alegre, la velocidad no superaba los 6-8km/h y hasta los caracoles me daban luces. Bajé la mirada al suelo y tiré como pude.
Cuando llegué arriba no sabía si seguía en España o había llegado a Canadá, ya que en la cima había un ejercito de caballos con sus jinetes, que aquello parecía la policía montada de Canadá. Me bajo de la bici y saqueo el furgón de bebida isotónica que había en la cima. Parece que aquello me revivió, mientras hablaba con un lugareño, que también estaba haciendo la ruta, y me ponía en sobreaviso sobre el Negreo, que si no era normal aquello en el final y demás. Recojo mi bici, que había tirado de mala forma en la hierba, y me dispongo a iniciar el descenso, paso por el control y ¿que coño pasa? ¿ésto no va? PINCHAZO QUE TE CRIÓ. Como llevaba banda y cámara antipinchazos, decido darle un tiempo haciendo girar la rueda hasta que sellara, pero aquello no funcionaba, así que con las manos tiesas (hacía fresquete en la cima), saco la rueda (encima era la trasera) y veo que el pinchazo no era ni por la banda de rodadura, ni por el flanco, si no por la zona que tocaba a la llanta ¿¿¿??? la única explicación que le veía era que al tirar la bici hubiera algo punzante que justamente fue a dar allí. Mientras cambiaba la rueda, se me acerca una chica de la organización con una cámara y me pregunta si me puede grabar. Como en ese momento sólo atendía a salir de allí rápido, le dije que sí, y me grabó como hacía de mecánico toupa (rollo Simal jeje). En ese espacio de tiempo me adelantaron ciento y la madre, así que tocaba recuperar bajando. En alguna curva me ví pastando, pero pude recuperar unas cuantas posiciones.
Después tocaba pasar por Bárcena Mayor, que sitio más chulo, lástima que tuviéramos la cabeza en otra cosa en ese momento y no se pudiera disfrutar como se merecía. Y poco después otro avituallamiento, y me dije, esta es la mía, me puse babero y me trapiñé todo lo que pude y más, aquarius, cocacola, bocadillos, plátanos, pastelitos, más bocadilos, más aquarius, si me hacen factura de todo aquello tengo que dejar la bici en fianza.
Y ahora tocaba subir al Alto de la Cruz de Fuentes, 16 kilometritos de ná, que después de El Moral no sabía como iban a responder mis piernas. Empiezo a subir y las piernas me responden y bastante bien, hice una subida a buen ritmo y conseguí recuperar bastantes puestos. Entablé conversación con un murciano, que me comentaba que los paisajes que teníamos por el norte eran una maravilla, y yo le dije que les dábamos unos pocos si ellos nos mandaban algo de sol para aquí. Ahora sólo falta saber como hacemos el trasvase.
Mencionar que durante la subida, parecía que hubieran comerciales de bicis haciendo también el Soplao, me pasaron  y pasé 4 ó 5 Cannondale seguidas, a cual más cara, no se cuantas Specialized (todas pata negra), un porrón de Niner, y muchísimas Orbeas, me sentía seguro de que no me iban a dar el cambiazo por la mía en ningún avituallamiento. Y al llegar al que había en la cima, aquello parecía una rave. Había una carpa de plástico con toda clase de papeo y en la que sólo faltaba un equipo de música con Chimo Bayo de fondo (HU HA) para que aquello pareciera una fiesta de esas clandestinas. Como no, volví a darme un festín (creo que llegué a meta con más peso que el que tenía en la salida). Después corto y agitado descenso para encarar la subida a Ozcava, que parecía una continuación del anterior. Una vez arriba me encontré con un ultreia, era Edu, e hicimos juntos el largo descenso de 15km. Se bajó a mil, incluso yo, y al llegar a la parte de asfalto, aquello parecía MotoGp, a 60km/h y adelantando en las curvas por el interior, dejando media pastilla de freno en el aire. Luego tramo de carretera y camino, llámale camino llámale ciénaga, de cabras, vacas o lo que fuera aquello. Piedras de canto, poco sitio por donde meter la rueda, barro para regalar, así que como todos los que estábamos allí, pie a tierra hasta que se inició el descenso hasta la carretera.
En este tramo, Edu se descolgó un pelín, y esperé por él en el avituallamiento que había en la base del Negreo (que montaditos de lomo caliente, que trozo de tortilla con chorizo, la vida, la vidaaaa). Cuando llega Edu me dice que tire para adelante, que él lo iba a hacer a pie, que estaba al límite. Intento que cambie de parecer y hacerlo juntos, pero iba a ser que no.
Así que allí me dispongo a encarar el tan temido coloso. Empiezo la subida al Negreo o mejor dicho Autopista hacia el cielo (sólo faltaba Michael Landon y Del Bosque, el de barba que salía con él en la serie), MAMMA MÍA, pero esto que es lo que es?. Hago la primera rampa de cemento (jodida como ella sola) montado en la bici, empiezo la segunda rampa de cemento montado en la bici, cuando de repente, y a media rampa, me dan una colleja. Comorl? escucho una voz que no sé de donde venía, miro para todos los lados y cuando miro para abajo, veo que son mis piernas que me dicen:”¿Pero no ves que vamos al límite?¿pero no ves que vamos a reventar el culotte?¿te quieres bajar tonto pelao?”, y como yo siempre había escuchado que a tú cuerpo hay que escucharlo y hacerle caso, eché pie a tierra y tiré para adelante.
En aquel momento aquello dejó de ser Autopista hacia el cielo y pasó a ser The Walking Dead. Rampas llenas de caminantes, deambulando sin sentido, guiados únicamente por los gritos de ánimo de unos tíos que había un pelín más arriba. También habían mordedores…..de manillares, tíos que subían montados a casi la misma velocidad que los que iban a pie, acoplados al cuadro, con la cabeza tocando al manillar para que la rueda no se levantara y no parecer un caballito. Y aún así, tardaban un rato en superar a los caminantes.
Cuando se acabaron las rampas del demonio, volví a mi estado humano y me monté en la bici, incluso con plato mediano, que hasta un tío me dijo: “si vas como un tiro”, sí, por la culata, le respondí yo. Y al coronar, inicio el descenso con una ventolera que te cambiaba la trayectoria en mitad de la curva. Al llegar a la carretera, plato grande y a toda mecha hasta la meta, a 40km/h y recuperando muchos puestos. A las 21:25h paso por meta, despues de 13h 26m 32s, con los brazos en alto y poniendo fin a una aventura digna de ser vivida, por lo menos, una vez en la vida. Manolo Ruda
La crónica, por Brandán Márquez

Sitios que che interesan

Destacamos

As nosas Rutas

Wikiloc